miércoles, 18 de julio de 2018

DW TV Prisma Pan Caro



En los últimos 20 años, el número de panaderías en Alemania disminuyó drásticamente. Más de la mitad de los panecillos provienen actualmente de los hornos de unas pocos mayoristas. El pan, símbolo de la vida, se ha convertido en un producto barato. De esta manera los Müller, un matrimonio de panaderos, después de 35 años de profesión tuvieron que tirar finalmente la toalla: los precios de la competencia eran demasiado bajos. Pero la masa industrial congelada no está exenta de problemas. En su elaboración se emplean hongos y cultivos de bacterias y no existe ninguna obligación de especificar si se han usado encimas transgénicas en su fabricación. Resulta llamativo que el número de personas alérgicas al pan y a los bollos no pare de aumentar. Crónica de un mundo plástico

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuevo «Jingle» para la Campaña 2019...

Soy la que siente, soy la que canta La que sea cae, y se levanta Soy el que lucha, soy el que emprende Soy el que duda, y el que c...